Tips y Consejos

        Consejos para limpiar tu laptop y PC: sigue estos pasos para desinfectar tu máquina en tiempos de coronavirus


        No solo es suficiente con lavarte las manos. Sigue estos consejos para limpiar tu laptop y PC y evita contraer el coronavirus.

        La propagación del coronavirus ha hecho que muchas personas tengan un mejor habito de higiene, pero lavarse las manos constantemente no es la única manera de combatir a este enemigo invisible. Es por ello que te traemos unos tips para  limpiar tu laptop PC gamer durante esta cuarentena antes y después de hacer teletrabajo o disfrutar de tu videojuego favorito.

        A pesar de que se trabaje desde casa, las jornadas laborales siguen siendo las mismas. Las personas pasan horas de horas frente a una laptop computadora, lo cual afecta al equipo haciéndolo más lento por los archivos no deseados que se van descargando. Además de que las máquinas pueden almacenar cientos de virus, bacterias, alimentos y hasta polvo, por lo que la  limpieza es más que fundamental.

         

        Mantén limpia tu laptop o PC

        1. Utiliza productos caseros de limpieza: Puedes desinfectar tu equipo con una toalla de microfibra o una tela suave rociándola con alcohol o desinfectante en aerosol en todas las superficies de la laptop, excepto la pantalla. Esta última se puede limpiar con un paño suave húmedo.

        2. Remoción de polvo: Puedes utilizar una brecha, pincel o incluso fabricar alguno de estos objetos en casa para eliminar el polvo y los residuos en espacios reducidos, como el teclado, conexiones, puertos USB, entre otros.

        3. Limpieza periódica: Es importante que realices la limpieza de tu equipo, laptop o PC, por lo menos una vez a la semana. Pues es un terrible error hacer esto una vez al mes o cada dos meses, según un especialista de  Asus .  


        Este artículo te enseñará a prevenir que tu laptop se daña inmediatamente después de derramar un líquido sobre ella. Ten en cuenta que, aunque la información a continuación provee la mejor manera para manejar un derrame por tu cuenta, no hay forma de garantizar sin falla que puedas salvar tu laptop. De manera similar, buscar ayuda profesional es una solución mucho mejor.

        Pasos:
        1

        Apaga la laptop y desconectala de su fuente de energía inmediatamente.  Para hacerlo, simplemente mantén presionado el botón de encendido/apagado. Si el líquido toca los circuitos en la laptop mientras están activos, lo más probable es que se produzca un cortocircuito, así que cada segundo cuenta.

         

        Para desconectar la laptop de una fuente de energía, simplemente retira el cable cargador de la laptop. Normalmente se encuentra en el lado izquierdo o derecho del armazón.

        https://www.wikihow.com/images_en/thumb/0/0a/Save-a-Laptop-from-Liquid-Damage-Step-1-Version-5.jpg/v4-900px-Save-a-Laptop-from-Liquid-Damage-Step-1-Version-5.jpg

        2

        Retira la laptop de cualquier líquido residual.  Esto minimizará su exposición a más líquidos y reducirá el riesgo de una descarga eléctrica.

        3

        Coloca la laptop al revés y saca la batería si es posible.  Normalmente, puedes hacerlo poniendo la laptop boca abajo, deslizando un panel debajo de la parte inferior y jalando suavemente la batería.

         

        Este paso no es posible en una MacBook y algunos laptop sin desatornillar primero la parte inferior de la laptop del resto del armazón.

        https://www.wikihow.com/images_en/thumb/f/ff/Save-a-Laptop-from-Liquid-Damage-Step-3-Version-5.jpg/v4-900px-Save-a-Laptop-from-Liquid-Damage-Step-3-Version-5.jpg

        4

        Desconecta todo el hardware externo.  Esto incluye los siguientes objetos:

          Dispositivos USB (memorias flash, adaptadores inalámbricos, cargadores, etc.)

          Tarjetas de memoria

          Controles (por ejemplo, el ratón)

          El cargador de la laptop


          5

          Coloca una toalla sobre una superficie plana.  Este es el lugar en donde colocarás la laptop hasta que lo puedas llevar a un servicio técnico, para su revisión y en caso necesario efectuar el proceso de baño químico, para prevenir daños a corto plazo por sulfatación de componentes eléctronicos.  
          https://www.wikihow.com/images_en/thumb/2/21/Save-a-Laptop-from-Liquid-Damage-Step-6-Version-5.jpg/v4-900px-Save-a-Laptop-from-Liquid-Damage-Step-6-Version-5.jpg

          6
          Abre la laptop lo más que puedas y colócala al revés sobre la toalla.     Dependiendo de la flexibilidad de la laptop, esto dará como resultado desde una laptop en forma de carpa hasta una completamente plana. Para acelerar el proceso de secado del líquido, puedes inclinar un ventilador hacia la laptop para ayudar a evaporar el líquido más rápido.


          7

          Limpia cualquier líquido evidente.  Los lugares a limpiar incluyen las partes delanteras y traseras de la pantalla, el armazón de la laptop y el teclado.

          Asegúrate de que la laptop aún esté parcialmente apuntando hacia abajo mientras lo haces, de tal manera que cualquier exceso de líquido siga drenando.

          8
          Conéctate a tierra antes de tocar el interior de la computadora.  Conectarse a tierra eliminará cualquier electricidad estática de tu ropa o cuerpo. La electricidad estática puede apagar fácilmente el sistema de circuitos, así que es crucial realizar este paso antes de tocar las tarjetas RAM o el disco duro.

          9

          Saca cualquier hardware que puedas.  Si te incomoda o no estás familiarizado con la noción de extraer el RAM, el disco duro de la computadora y cualquier componente interno desmontable, mejor considera llevar la laptop a un servicio de reparación profesional.

          Normalmente puedes encontrar manuales en línea para tu computadora específica que detallan cómo reemplazar y retirar el hardware. Simplemente busca la marca y el número de modelo de tu computadora seguidos de “Extracción de RAM” (o cualquier componente que necesites extraer). Para una MacBook, primero tendrás que destornillar cada uno de los 10 tornillos que sujetan la base del armazón.

          10

          Seca con palmaditas cualquier componente interno mojado.  Para hacerlo, necesitarás un trapo de microfibra (o un trapo sin pelusa).

          Si hay exceso de agua en las áreas internas de la laptop, primero necesitas drenar. Ten mucho cuidado al hacerlo.

          11

          Elimina cualquier residuo seco.  Usa un trapo sin pelusa para lustrar cuidadosamente cualquier mancha que no sea agua, o usa aire comprimido para hacer volar el polvo, las motas y cualquier otro residuo que no sea líquido.


          12

          Deja que la laptop seque.  Será recomendable que la dejes secar por lo menos un día.

          Considera almacenar la laptop en un lugar seco y cálido. Por ejemplo, un deshumidificador podría mejorar el tiempo de secado. Nunca uses un secador de cabello para acelerar el proceso de secado de la laptop, ya que su concentración de calor es lo suficientemente intensa para dañar las partes internas de la laptop.

          13
          Vuelve a armar la laptop, luego enciéndela. Si no inicia o notas distorsión en el sonido o la visualización, necesitarás llevarla a un servicio de reparación profesional.

          14 
          Retira cualquier residuo si es necesario. Incluso si la laptop está en marcha, podrías tener que lidiar con residuos de sustancias pegajosas o grasosas. Puedes eliminarlos lustrando cuidadosamente el área afectada con un trapo sin pelusa humedecido como el que hayas utilizado anteriormente al secar la laptop.


          Consejos


          Solo porque la laptop esté funcionando después de secarla no significa que la hayas arreglado. Por supuesto que debes respaldar tus datos y llevar a revisar la laptop.

          YouTube tiende a tener tutoriales extensos y avanzados para desarmar una laptop malograda.
          Algunas empresas tienen una cláusula de derrames en sus garantías; revísala antes de abrir el armazón de la laptop, ya que realizar cualquier reparación por tu cuenta podría invalidar la garantía.
          Si es posible, intenta grabar un video de todo el proceso al desarmar la laptop de tal manera que no tengas ningún problema al volver a armarla.

          Varias empresas venden protectores o membranas para teclados de laptops. Aunque estos protectores cambiarán la forma en la que el teclado responde a las entradas, también evitarán que los derrames directos afecten a la laptop.

          Considera comprar una garantía para “derrames accidentales” si sabes que estarás cerca de líquidos frecuentemente. Esto podría agregar unos cientos de dólares al precio de compra de la laptop, pero será mucho más barato que tener que comprar una nueva.

          También podría ser útil inclinar un ventilador hacia el teclado por varias horas para evaporar cualquier exceso de líquido desde el interior de las teclas.


          Advertencias


          ¡El agua y la electricidad no se mezclan! Asegúrate de que todos los enchufes y otros puntos de contacto eléctrico estén completamente secos antes de conectar la laptop a una fuente de energía.

          No enciendas la laptop en medio del proceso de secado.

          Cosas que necesitarás

          1. Toalla

          2. Varios destornilladores pequeño

          3. Bolsas plásticas para almacenar partes y tornillos pequeños

          4. Trapo sin pelusa

          ¿Está haciendo ruidos extraños, se tarda una eternidad en encender, se apaga por razones misteriosas?
          Un estetoscopio sobre una laptop

          Es posible que tu laptop esté mostrando síntomas de que es hora de reemplazarla.

          Desde que los ingenieros y diseñadores comenzaron a dedicarle atención a otras tecnologías –como las tabletas- el tiempo de vida útil de una laptop se ha extendido.

          Pero las laptops no son "inmortales". Hoy en día se estima que su vida útil es de cinco años aproximado. dependiendo del uso y las condiciones de trabajo.

          Mucho depende de la calidad del aparato en primer lugar.

          Un estudio de 2014 en Reino Unido de la revista especializada Which encontró que los usuarios de productos Apple eran quienes habían experimentado menos problemas: el 78% no reportó ninguna falla en cinco años.


          Por contraste, la cifra bajaba a 60% con el resto de marcas.

          Pero todavía más crucial es el uso que se le dé. Y, adicionalmente, el abuso al que se someta.

          Estos consejos pueden ayudarte a dar a disminuir riesgos esta última categoría y a extender la vida de tu laptop.
          Foto: Thinkstock

          Las temperaturas extremas son un gran enemigo de las laptops.

          De ellas, una que no podrás evitar es el calor que ellas mismas generan.

          " Si de manera rutinaria la pones en la cama o sobre un cojín como mesa, puedes bloquear las entradas de ventilación , causando que se pongan aún más calientes".

          Además, estudios científicos han demostrado que  poner la laptop en tu regazo puede tener efectos perjudiciales para la salud  (desde efectos en la piel expuesta al calor hasta infertilidad). Por lo que la práctica es perjudicial para ti y para tu equipo.

          Se recomienda limpiar esas entradas regularmente; por ejemplo con una botella de aire comprimido o llevar el equipo a un servicio técnico especializado en mantención de hardware para: 

          1- Limpieza y ajuste de todos los componentes internos como: Disipadores de calor, ventiladores, conectores, cables, ajuste de bisagras, etcétera.

          2- Cambio de pasta térmica CPU, GPU y lubricación ventilador.

           

          Otros blogs especializados hacen hincapié en medidas de sentido común:  no la golpees y manéjate con cuidado si tienes que moverla de un lado a otro .

          Se recomienda  no trasladarla encendida . "Muchos usuarios no lo saben, pero la cabeza del disco duro está suspendida a una distancia microscópica de la superficie del disco que da vueltas a furiosas velocidades".

          Foto: Thinkstock

          No hay duda de que la batería es clave para el funcionamiento de tu laptop.
          Y los consejos sobre qué hacer con ella pueden resultar poco prácticos.

          En general, parece haber un consenso en que  no es una buena idea mantenerla enchufada todo el tiempo .

          Si la usas como lo harías con un PC (muchas horas al día, en tu casa), los expertos  recomiendan sacarle la batería : de lo contrario, vas a contribuir al recalentamiento del que acabamos de hablar.

          En cuanto a los niveles de carga, el especialista Isidor Buchmann le dijo a la revista Wired que lo ideal es cargarla hasta un 80% y dejarla caer hasta el 40%, pero no más, antes de volverla a enchufar.

          Otros son partidarios de dejarla agotarse hasta casi el final y darle una carga completa.

          Cómo "gerenciar" la batería parece ser, de hecho,  uno de los temas más debatidos en la red .

          Quizás el mejor consejo sea  guiarte por las recomendaciones específicas del fabricante de tu laptop .

          Foto: Thinkstock
          Está la limpieza que puedes efectuar tu mismo y está aquella que es mejor dejar a los técnicos.

          La primera llama, de nuevo, al sentido común. Se trata de  mantenerla en buenas condiciones por fuera , evitando la exposición a líquidos, la suciedad por la vía de migajas o restos de comida.

          "Pon un poco de producto de limpieza suave en un paño sin pelusa y pasaselo a tu laptop para librarla de polvo y mugre, y usa un cepillo pequeño y aire comprimido en lata para una limpieza más profunda.  No uses químicos en spray directamente en tu laptop y evita que cualquier líquido llegue adentro ", dice un experto en Pcmag.

          En cuanto a limpiarla por dentro, se trata de un auténtico desafío. Así que el mejor consejo es  no renegar de la tarea de llevarla con un técnico de confianza con cierta periodicidad  (que dependerá de las condiciones de uso del aparato).

          Foto: Thinkstock

          Por último está la serie de consejos relacionados con el manejo del cerebro de tu laptop.

          Estos incluyen:

          *Mantener el sistema operativo y los programas que usas al día, lo que implica instalar las actualizaciones de rigor .

          *Volver a "formatear" el disco. Lo cual, según la revista Pcmag, es el equivalente a "limpiar el colesterol" del organismo, y que en tu laptop se traduce en "archivos huérfanos, entradas de registro abandonadas y posiblemente virus y spyware". 

          Para esto la revista recomienda el software de restauración del fabricante. Pero no olvides respaldar todos tus archivos importantes antes de dar este paso.

          * Eliminar los archivos que no necesites .


          Servicio técnico

          Cómo cambiar el disco duro de tu portátil por un SSD

          Cómo cambiar el disco duro de tu portátil por un SSD

          Una de las actualizaciones más recomendadas para recuperar el buen rendimiento de tu portátil es cambiar el disco duro HDD de tu portátil por un SSD del tamaño adecuado.

          Con este sencillo cambio notarás una considerable mejora en el rendimiento de tu portátil reduciendo a su mínima expresión el tiempo empleado en ejecutar los programas, en copiar archivos o al abrir fotos o vídeos, ya que la latencia y las velocidades de lectura y escritura de las unidades SSD son muy superiores.

          Por suerte, los precios de las unidades SSD han ido a la baja durante los últimos meses, por lo que es fácil encontrar unidades SSD con un espacio de almacenamiento suficiente para la mayoría de usuarios por algo menos de 40.000 pesos.

          Qué tener en cuenta antes de comprar un SSD

          Antes de lanzarte a comprar una unidad SSD para tu portátil, conviene tener en cuenta una serie de factores importante sobre cuál será el SSD adecuado para tu portátil.

          El primero de ellos es la capacidad de almacenamiento. Obviamente, lo ideal es que el nuevo SSD tenga la mayor capacidad que tu presupuesto te permita, pero esto no siempre es así y puedes ahorrar algunos euros al comprar tu nuevo SSD.

          En primer lugar, comprueba cuanto espacio de almacenamiento estás utilizando en la actualidad en tu portátil. Aunque tengas instalado en tu portátil un disco de 1 TB de capacidad, no necesitas comprar un SSD de 1TB si solo estás usando 100 GB. Con un SSD de 250 GB tendrás espacio de sobra. No necesitas que ambas unidades tengan la misma capacidad, pero el SSD debe disponer del espacio suficiente para alojar los datos que guardas HDD.

          En nuestro caso, por ejemplo, tenemos un HDD de 750 GB instalado en el portátil, del cual solo están en uso unos 170 GB, por lo que podremos cambiarlo por un SSD de 275 GB en el que todavía nos sobrará algo de espacio tras la clonación.

          Otro de los aspectos a tener en cuenta es el factor de forma del disco duro que tu portátil trae en origen. Como norma general todos los portátiles utilizan discos duros de 2,5 pulgadas de 9,7 mm de grosor.

          No obstante, algunos portátiles más compactos o ultrabooks pueden utilizar discos de 1,8 pulgadas o de 7 mm de grosor, por lo que al ir a cambiarlo puedes encontrarte que la nueva unidad SSD no cabe en el espacio disponible en interior de tu portátil.

          ¿Cómo paso mis datos del HDD al SSD?

          Una de las cosas que más preocupa a quienes quieren cambiar el disco duro de su portátil por un SSD es cómo pasar todos los archivos del viejo HDD al nuevo SSD.

          Muchos optan por instalar Windows 10 desde cero y copiar sus datos más importantes de un disco a otro. Existe una solución mucho más rápida, cómoda y sencilla: Clonar tu HDD en el SSD.

          Al clonarlo, tanto tu actual sistema operativo, como todos tus datos y archivos se transfieren al nuevo SSD, que podrás comenzar a usar de forma inmediata sin tener que reinstalar nada, ni perder el tiempo con interminables configuraciones.

          El primer paso será conectar la nueva unidad SSD al portátil mediante un  adaptador de SATA a USB , insertándolo en un  dock para discos discos  duros  o montándolo en una  caja USB 3.0 externa  para así poder clonar el disco HDD de tu portátil en el nuevo SSD.

          Es probable que el sistema no reconozca el SSD ya que todavía necesita una cierta preparación para que Windows lo reconozca.

          Prepara el SSD para copiar Windows 10

          Para que Windows reconozca el SSD, pulsa la combinación de teclas Windows+ X y elige la opción Administrador de discos en el menú que aparece. Esto te llevará a esta herramienta de Windows en la que se muestran todas las unidades de almacenamiento que tienes instaladas. En la parte inferior, representada de forma gráfica, encontrarás la nueva unidad SSD que se muestra como “Sin inicializar” y sin formato de archivos.

          Haz clic con el botón derecho del ratón en el espacio de cabecera, a la izquierda de la representación gráfica del almacenamiento, y elige la opción Inicializar disco. A continuación, elige el tipo de tabla de particiones GPT y haz clic en Aceptar.

          Con esto el disco ya queda activo y, aunque Windows no lo mostrará en el Explorador de archivos, el programa que usaremos para clonar el sistema sí será capaz de gestionarlo.

          Clona tu Windows y olvídate de los problemas

          Para clonar tu HDD y migrar tu Windows 10 a un nuevo SSD utilizaremos el software EaseUS Todo Backup Workstation 11.0 que puedes descargar desde su página oficial. Este programa, además de permitirte crear, gestionar y automatizar tus copias de seguridad de archivos y particiones, también te permite clonar el disco de tu portátil al nuevo SSD.

          Tras instalar el programa y reiniciar el portátil, inicia este programa y haz clic en la opción Clonación que aparece en el apartado Herramientas del panel lateral izquierdo de EaseUS Todo Backup Workstation 11.0.

          Acto seguido se activa la ventana de configuración de esta función. Si estuviéramos tratando con el disco duro de un PC, bastaría con marcar la opción Clonar Sistema para que todo quede configurado.

          Dado que se trata del disco de un portátil en los que habitualmente se incluyen las particiones de recuperación del sistema, debes marcar la casilla de la unidad de HDD de origen en el apartado Desde: y marcar una a una todas las particiones ocultas que aparecen en su interior, entre las que se encuentran las de arranque de Windows y las del sistema de recuperación.

          Una vez seleccionadas todas las particiones ocultas en el disco HDD, despliega la lista del apartado A: y elige la unidad SSD a la que se van a copiar todos los datos.

          A su lado, aparece la opción Distribución. Haz clic sobre esa opción y se mostrará cómo quedará distribuido en espacio en la nueva unidad. En este cuadro, marca la opción Optimizar para SSD y haz clic en OK. Después, pulsa sobre Proceder para iniciar la clonación de tu HDD al SSD.

          Un mensaje te advierte que el contenido que guardas en la unidad de destino será eliminado. Algo que no debe preocuparte ya que al ser nueva se encuentra vacía.

          El proceso de clonación puede tardar entre 30 minutos y una hora, dependiendo del tamaño de los discos y del número de archivos que se tengan que copiar. Durante todo ese tiempo, procura no usar ni apagar el ordenador para que no se interrumpa el proceso y se realice de la forma más rápida y segura posible.

          Sustituye el HDD por el SSD

          Una vez finalizada la clonación del sistema y de todos tus datos, haz clic en Terminado y apaga totalmente el portátil. Llega el momento de cambiar físicamente los discos.

          Para ello, asegúrate de desconectar el cargador ya que será necesario desmontar la carcasa trasera de tu portátil asegurándote de quitar todos los tornillos que la sujetan, y utilizando para ello un destornillador con el cabezal adecuado.

          Algunos portátiles cuentan con tapas específicas que permiten acceder al disco duro o las memorias RAM de tu portátil sin tener que desmontar toda la carcasa trasera. Después de quitar todos los tornillos y asegurarse que no existe ninguno oculto, utiliza una púa de plástico o herramienta de palanca adecuada para desbloquear las pestañas y lengüetas de presión que fijan la carcasa en su perímetro. Todo ello con mucho cuidado para no romperlas.

          Después, sustituye el HDD de origen por el SSD dejándolo todo tal y como estaba antes del cambio.

          Cambia el disco de arranque

          A pesar de que el sistema operativo y los datos se han clonado con EaseUS Todo Backup Workstation 11.0, la referencia de hardware de la unidad es diferente, por lo que al iniciar el sistema tu portátil no encontrará el disco que tiene configurado como disco de inicio y no será capaz de arrancar el sistema.

          Para solucionarlo solo tienes que acceder a la BIOS (o UEFI) de tu portátil para, desde las opciones del apartado Boot, indicar que el sistema se encuentra en la nueva unidad SSD seleccionándola como unidad de arranque prioritaria.

          Con este cambio, el gestor de arranque de tu portátil buscará el gestor de inicio de Windows en esa unidad e iniciará el sistema operativo que contiene. Tras ese primer inicio comprobarás que todo está tal y como lo dejaste la última vez que usaste tu portátil, pero con una enorme diferencia en el tiempo empleado en el inicio, en la fluidez al ejecutar aplicaciones, al copiar archivos o al abrir fotos o vídeos.

          Although this Website may be linked to other websites, we are not, directly or indirectly, implying any approval, association, sponsorship, endorsement, or affiliation with any linked website, unless specifically stated herein.

          You should carefully review the legal statements and other conditions of use of any website which you access through a link from this Website. Your linking to any other off-site pages or other websites is at your own risk.

          Website may use cookies to personalize and facilitate maximum navigation of the User by this site. The User may configure his / her browser to notify and reject the installation of the cookies sent by us.